jueves, 5 de junio de 2008

Underground ya es únicamente metro en inglés

Hoy me ha llegado esta triste noticia: Orishas homenajean a Russ Meyer en su próximo vídeo....
¿Qué será lo próximo? ¿Bisbal homenajeando a John Waters?



31 comentarios:

Jazznoize dijo...

No, Amaral cantando a Jonas Mekas.

Magnus Valor dijo...

Uau! Me gusta este blog! Con tu permiso te he linkeado... creo que nos veremos más a menudo por aquí. Un saludo!

Jazznoize dijo...

Silvia, cierto, es paranormal e insólito, ya que la música techno ha bajado muchos peldaños en la escalera del riesgo y la vanguardia. Salud2.

Pablo dijo...

Bueno, podría ser peor... ES peor.

Silvia Grijalba dijo...

Es cierto, Pablo, ES peor, gracias por la puntualización. Ese anuncio a mi me parece el típico caso de ser en la crisis de los cuarenta que intenta lavar la conciencia introduciendo un elemento contracultural en un anuncio mainstream. El creativo habrá pensado: "¡vale, me van a pagar varias decenas de miles de euros por hacer este anuncio, pero yo, que he leído a Kerouac y que soy super rebelde porque me fumo un porro antes de dormir voy a aleccionar a la gran masa sobre la "gran obra" de la contracultura!". Eso es lo que explica que el protagonista del anuncio diga, en plan didáctico pero sin venir a cuento, que On The Road se escribió en el 51 (que es que no tiene sentido en el guión).

laopcionb dijo...

Hombre, "On The Road" ya estaba tan pisoteado que unas manchas de neumáticos sobre sus solapas no le pueden hacer mucho daño

Pablo dijo...

He recordado este otro; en el no se recurre exactamente a una figura contracultural, pero sí a lo que podríamos llamar la pátina de cultura que tanto necesita ese ser descrito por Silvia y que nos suelta el año de publicación de On the road sin venir a cuento...

Pablo dijo...

Pero, vaya, quien esté libre de pátina que tire la primera piedra.
Y si puede ser que se la tire al publicista.

Magnus Valor dijo...

Tuve una sensación similar cuando el dúo Kylie Minogue/Nick Cave.

Karrajo dijo...

El título del post no podía ser más acertado, pero... da miedo. Por lo que augura.
Esto, como decía el sabio, es mezclar churras con merinas.

Silvia Grijalba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Silvia Grijalba dijo...

El del Seat León con el de Cortázar era también para pegarle una paliza. Yo creo que quería hacer un vídeo de Marlango y dijo pues esta idea la cuelo yo donde pueda y ya está. El Seat León, por cierto, no entiendo mucho, pero ¿no es el típico coche de los que lo tunean y eso, vamos que estaría mejor con una música de Chimo Bayo de fondo?
Otro detalle destacable es que en los comentarios de Youtube un ser dice que ¿porqué habla así el del anuncio?, que hay que ver lo horteras que son los sudacas. Claro, habría que empezar por el principio pero al final lo que queda es: "sí, hombre ese anuncio de coches en el que un sudaca habla de relojes".

Miguel B. Núñez dijo...

Romperé una lanza por estos chicos... y es que yo no opino lo mismo que tú en este asunto. Y quiero explicarme, igual me alargo un poco . Y espero que no me retires el saludo, Silvia, jejeje

A mí me parece que la llamada cultura underground o contracultura no es propiedad de nadie. Es decir, obviamente se llama así porque no llega a muchos o porque tiene algo de subversivo -eso sí, todo lo subversivo tiene su fin y lo excitante es que aparezca algo nuevo que lo sustituya- pero ¿por qué no iba a llegar Meyer a Orishas? A mí no es que me tire nada el rollo sabrosón de Orishas pero no creo que sea justo juzgar a alguien sólo por su estilo o por que sea conocido. Jazznoize ha nombrado a Amaral, yo conozco a Juan, el guitarrista. Se les criticó mucho en cierto foro musical talibán sólo porque en una canción mencionaban a Television. En fin, Juan es una de las personas más auténticas que conozco, siente la música como si acabara de empezar en esto, le he visto babear como un niño -a mi me pasó lo mismo- despues de haber visto a Dean & britta. Y seguro que mucha gente le vió allí y pensó "¿qué hace este hortera aquí?" Y eso es tremendamente injusto. ¿Por qué queremos que nuestros gustos sean minoritarios? ¿es que somos unos elitistas? ¿Queremos eso? ¿clubs de miras estrechas donde nosotros somos los que decidimos quién entra y quién no? Es cierto que lo que antes era contracultura ahora está tan usado que resulta más bien culturilla. ¿Pero qué esperabamos? ¿que el nombre kerouac se mantuviera en secreto? ¿que Minogue y Cave vivieran ignorándose mutuamente? ¿Por qué? ¿de qué sirve eso?... Hace un tiempo un amigo me dijo que oir una canción de Feist en un anuncio le había afectando y que empezaba a gustarle menos su música? Yo no entiendo esto... no es más que medio minuto de una preciosa canción. Al menos no hay manipulación, es esa canción y ya está.. ¿qué importa si ahora Feist anunia un Ipod o su música sale en un anuncio de bragas? a mí sus discos me emocionan y ella también.

Cuando nosotros empezamos a salir en revistas de tendencias y cosas asi, o en la tele... empezaron a decirse cosas de nosotros muy disparatadas y algunas directamente desagradables. La gente habla por no callar muchas veces. Es mi opinión, pero no creo que sea bueno usar la cultura para separarnos, más bien debería ser lo contrario. Yo también creía que no tendría nada en común con Juan Amaral y resulta que sí que lo tengo. El otro día Ginferno y Camela entrevistados juntos en Público y la verdad es que es una risa leerlo y me parece genial ese tipo de aproximaciones.

Si de verdad creemos que ciertos artistas, ya sea Meyer, Kerouac, tarkovski o residents son especiales y que la mayoría no pueden asimilarlos como nosotros.. primero deberíamos preguntarnos por qué nos consideramos tan especiales y segundo, deberíamos alegrarnos porque esos artistas empezaran a ser respetados o asimilados por más público al ver que lo mismo que nos hace felices a nosotros puede hacer felices a otros.

Perdona el parrafón y mil besos!!

Silvia Grijalba dijo...

Gracias por el parrafón, Miguel, además es que estamos de acuerdo en muchas cosas (no sé el resto de los "contertulios") y cómo te voy a retirar el saludo hombrededios. Allá va mi parrafón. A lo mejor no me he explicado bien. Yo, desde luego, pienso que lo underground o lo contracultural no lo es por el simple hecho de ser minoritario. De hecho creo que el problema en muchos casos con ese tipo de "productos" (parezco Risto) es que los medios de comunicación y distribución tienen una especie de complejo y prejuicios, pensando que es algo "raro" y no se lo dan a conocer al gran público. Por ejemplo, me parece estupendo que John Waters o Cronenberg rueden en hollywood a lo grande, no soy de las que dicen que Cronenberg a partir de La Mosca es una basura, no. Lo que digo, criticando a Orishas, es
a) que no creo que la idea de emular a Russ Meyer haya llegado de ellos. Que me da la impresión de que un tipo como tu o como yo les ha dicho oye, pues hay un director de cine que mola mucho y vamos a haceros los modernos con este vídeo. Para darle un toque underground a un grupo mainstream porque lo que digo es que el underground se está convirtiendo en una marca que da prestigio y eso es lo que "critico"
b) suponiendo que haya sido idea suya pues mira, lo siento, pero es que el universo Meyer no tiene nada que ver con lo que hacen Orishas. Pero vamos, me parecería igual de poco coherente que, por poner un ejemplo raro, pues que Rajoy, por captar el electorado joven, se hiciera una foto con Robe de Extremoduro y viceversa. Hay cosas que no son y si Orishas ven a Russ Meyer en la intimidad pues que hagan un vídeo casero pero que no lo usen para "vendernos" su cambio de imagen.
Con la publi pues igual. No creo que ni On the Road ni Cortázar deban estar en una urna para unos poco elegidos listillos que "entendemos" la profundidad del mensaje... para nada (entre otras cosas porque el mensaje no es nada profundo, cualquiera que lo vea lo puede entender). Pero sí me parece de un pillaje y oportunismo descarado recurrir a lo contracultural que tanto mola para vender algo (Orishas, un coche etc) que es exactamente todo lo contrario.
Ya, poniéndome en un plano personal, para demostrar que esto que digo lo siento de verdad. El ejemplo lo tengo muy cerca. Me refiero a un artista que conoces muy bien que lleva toda la vida con el sambenito de experimental, underground, maldito... y no digo yo (ni él) que no lo sea, especialmente si hablamos de experimental pero vamos, que él estaría encantado de vender millones de discos, sin perder un ápice de libertad creativa y yo llevo años diciendo que lo que hace puede llegar a todo tipo de ´públicos. En Estados Unidos, que le veían sin información previa, entisuasmó a todo tipo de gente y no sólo a los entendidos. Y a mí eso me pareció lo justo y estupendísimo (al interesado también). Así que yo pienso como tú, Miguel, que con el underground hay una serie de prejuicios que van en su contra y que Residents, por ejemplo, bien promocionados, podían ser un grupo masivo.
No hay cosa que odie más que un presunto artista underground que vaya de maldito, más que nada porque sé lo que significa ser maldito a tu pesar y es un coñazo. Anda que no hay grupos indies (porque graban en independientes y venden 100 discos) que sólo por ser indies parece qeu tienen que molar y si hubieran grabado en una multinacional, ya todo el mundo se les echaría encima.
Lo que sí que no comparto es que se usen símbolos de eso que se llama contracultura como el qeu se pone un sombrero favorecedor porque en muchos casos se les ve mucho el plumero y en el de Orishas me parece que es así.

laopcionb dijo...

Es que para eso está el "underground". Para abrir caminos que luego sigue el "mainstream" y convertir lo excepcional en habitual y lo diferente en normal. Es el progreso, es la evolución. Siempre hay alguien que se arriesga para que luego los demás se aprovechen. Si no, los festivales de verano de este año tendrían obras de Bach y Mozart de cabeza de cartel. O, mucho más allá, seguiríamos yendo en taparrabos y alimentándonos de bayas.

El problema que se plantea aquí, creo yo, está en el tipo que coge algo "rarito" que le gusta y lo pone para vender otra cosa mucho más "comercial". En el caso de Russ Meyer y los Orishas a mí no me parece un dilema grave. Aunque no peguen mucho, son opciones estéticas y poco más. Más jevi me parece lo de "On The Road" y lo de Cortazar y, mucho peor, otras cosas que han hecho los creatas mezclando churras(ideologías, revolución, sentimientos) con merinas (cualquier producto). Es gente que ha crecido con esas "rarezas" pero a los que no les preocupa desvirtuarlas para un fin opuesto al que fueron creadas. Si lo hacen con ironía, malo. Si es por dinero, peor. En el primer caso, ya está bien de ir de descreídos por la vida como excusa para convertir todo en un producto. En el segundo, no les pagan tanto como para cagarse en su propia educación. Vamos, digo yo.

(Yo también pido perdón por el speech)

Jazznoize dijo...

Lo raro no es que si a uno le gusta television, le salgan canciones más cercanas al Sueño de Morfeo o la Oreja de...
Lo de Orishas, me parece de auténtico oportunismo que intenta reciclarse o volver al mercado triunfantes reciclando conceptos, mensajes, actitudes, que se convierten en su mano en puro contenido inofensivo.
Lo de Cortázar, Keruac, o también el actor director D. Hooper (conduciendo un cochazo "culto al consumismo") que se vende por unos dólares y machaca su icono fílmico de "Buscando mi destino". Así hay cientos de anuncios. Los grandes ideólogos de "la imaginación al poder" son los auténticos "capos" ,y en sus sillones de 30 mil euros, de la superindustria de la publicidad al servicio de las grandes empresas capitalistas.
En cuanto a la música, lo peor es OVAL (proyecto electrónico germánico muy experimental en la segunda mitad de los 90) y que promociona una colonia que se baña de ultramodernidad (GIO). Eso si que duele.
Sobre la relación mundo musical y publicidad, lo que me partió el alma y considero que abrió el camino a la infamia fue el anuncio de Levi´s con música de Biosphere y su "hit" "Novelty Waves". En el anuncio el chico le compra condones al padre de la chica con la que saldrá de "marcha". ¿Recuerdan?
Todo se fagocita y los amos son las grandes compañías, las grandes multinacionales, no solo las musicales. No es cuestion de avance de la mordernidad y el progreso, o de modas. Simplemente es el resultado del engaño de dichas empresas y corporaciones que intentan mantener su status económico y de poder; y eso solo se consigue con el ENGAÑO.
Para un servidor es mejor no hacer el juego a una multinacional (discos), pero peor es ser de una "Indie" que se comporta y actúa igual que un sello grande.
Por sonar en los 40 no se es peor músico. ¿The Residents ya no serían buenos? Aunque si sonara es que su sello pagó porque radiaran sus sonidos. Que todo el mundo conozca la música de Coil. Me cortaría un brazo si así fuera. Odio el elitismo. Baratija del pensamiento posmoderno de trasnochados de tres al cuarto. Es una actitud odiosa incluso cuando se tiene 16 años y uno se siente superior a otra persona que por diversas causas no conoce la discografía de Joy Division.
Aquí la cuestión es ...
(símil cinematográfico)
Que te promocionen como el nuevo david lynch, como admirador del cine de dreyer, y ruedes películas como las que protagoniza Megggg Ryannnn.
Salud2, y perdón por los excesos.
Au.

pWEI dijo...

Este nombre de grupo es clarificador:
POP WILL EAT ITSELF (PWEI)

Miguel B. Núñez dijo...

lo mejor de esto es que los orishas y el underground dan para buenos excesos, jeje

creo que estaría curioso preguntarles a los propios Orishas de qué concoen el cine de Meyer. Lo cierto es que en La Habana existe una de las mejores escuelas de cine del mundo y bueno, uno de ellos creo que vivió mas en francia, me parece. Vamos, que yo quiero creer que les gusta. Igual me equivoco o me paso de ingenuo o confiado pero creo que no siempre hay alguien detrás dictando un lema oportunista o algo así... quiero creer que mucha gente muy diferente coincide en cosas que parecían imposibles. Lo digo porque a mí me gustan Nena Daconte -sigo a Mais Meneses desde OT- y soy fan de los Residents desde el 85. Igual soy un puto jipi que quiere que todo el mundo por muy diferentes que sean se unan bajo el lema de ¡quiero tener un millón de amigos.. lalalala!... y ya que utilizo a Roberto carlos ya os digo que soy mega fan y que una amiga hace poco me dijo que era sólo un ñoñazo y bueno... tiene razón, pero qué gran ñoño!!.. además que sus comienzos fueron rocanroleros así que en algo coincidiriamos si nos viéramos un día... no se si me explico o me he liado aún más... jejeje

Me han encantado los tres parrafones por cierto... aunque a mí me gusta Meg Ryan y las tetas gordas y la música de Orishas creo que pegan bastante. Con Dreyer ya no tanto desde luego.



abrazos a tutiplen!

Silvia Grijalba dijo...

Opcionb, se puede decir en mayúsculas, pero no mejor. Suscribo todo lo que dices. Jazznoize, por mi parte, disiento en un par de cosas. A mí sí me gustaría que Coil le apasionara a todo el mundo y respecto a lo de que los propios personajes "vendan" su imagen al margen a las multinacionales, no me parece tan criticable como que sean otros los que utilicen eso en beneficio propio. Lo de Dennis Hooper pues mira, si el hombre le saca un pastón a la marca de coches pues allá él. El peligro en esos casos es que estos artistas normalmente lo "único" que tienen es prestigio y con esos actos se lo pueden cargar. Pero si eligen pan para hoy y hambre para mañana es su vida... Y Miguel, ¡viva el punk! yo también creo que no es incompatible que te guste Sexo en Nueva York y las primeras pelis de por ejemplo Jim Jarmush (por poner una muestra cool),la ortodoxia da mucho trabajo la verdad. Y bueno, vaya juego que dan yotuel y sus amigos.

the cosmogonic escrotolitum dijo...

yo sólo añadiría que el discurso este de que no hay "diferencias cualitativas entre productos", o sea, tanto vale ginferno como camela, creo que sabemos de dónde viene; en el fondo tiene un tufo liberal que apesta; es un dircurso creado para someter a la gente al consumo de basura; y todavía no hemos valorado bien el daño que ha hecho: ha creado un estado de opinión tan confuso en la "modernidad", que no se establecen diferencias cualitativas entre Harry Partch y el Chikilicuatre, pero bien que se encargan los ejecutivos y contables de vender excrementos por doquier a las masas, y aislar en los sanatorios del "underground" (que hoy es más real que nunca porque está literalmente maniatado por las multis) las propuestas "excéntricas"
Dicho de otro modo, deconfío desde hace tiempo de ese gusto bizarro por la extrapolación, porque confunde, y porque no está el horno para bollos. Y porque vende, por cierto, y mucho.
Yo abogo por una vuelta a un despotismo ilustrado: se acabó el buen rollito y el caos uniformador.
El que quiera saber que Estudie, que hay mucho que estudiar
haha
(era una broma seria de esas)
interesante discusión

Jazznoize dijo...

Mal entendimiento debido a mala la expresión de un servidor. Asunto COIL: me refería a que me cortaría un brazo, pero de gusto; de gozo por saber que todos conocen su música.
Asunto Hooper: Pues eso, que perdió toda la credibilidad que le quedaba. ¿Necesita dinero para pagar la hipoteca?
Eso es ser un "puto" infinitamente más que las pobres que "hacen la carretera" para mantener a sus familias. Por necesidad. Hooper no necesitaba ganar esa pasta. Utilizando un término leninista... se convirtió en un renegado.


Cosmogonic: De acuerdo con usted excepto en el último párrafo. De despotismo ilustrado (NI DE COÑA).
Ese rollo de colegio privado para las élites NOOOOOOOOOOO.
Vergüenza debería darle al Estado por negar la cultura al pueblo.
En la TVE deberían entrevistar en horario de máxima audiencia a Francisco López. Así todos conocerían sus propuestas. (Por poner un ejemplo). Después cada uno puede tomar una decisión y seguir el camino que desee.
Pero nada de déspotas ni ilustradores. Que aprendan ellos de los demás. No estaría nada mal.

the cosmogonic escrotolitum dijo...

como digo, lo último era fruto de este perverso sentido del humor mio...
evidentemente, a todos nos gustaría que ciertas cosas fueran totalmente accesibles a todo el mundo

Magnus Valor dijo...

Vivimos una democracia mal entendida en la que parece que cualquiera puede opinar -con cierta "autoridad"- sobre cualquier cosa, ¡y éste hecho crea un ambiente de ineptitud general que nos lleva a todos a la más falaz gilipollez!¡Ojo como entendemos la democracia porqué según cómo puede resultar peligrosa!

Silvia Grijalba dijo...

Jazznoize totalmente de acuerdo y disculpas por no entender lo de brazo, ahora sí
Y bueno, cosmogonic, un poquito de despotismo ilustrado (dicho esto con todo mi sentido del humor)tampoco viene del todo mal... en mi opinión

carrascus dijo...

Mmmm… he llegado aquí de casualidad, rebotado de otro link que partía de mi propio blog, y ver tu nombre familiar me ha hecho entrar y animarme a comentar.

Normalmente no son los músicos (o artistas en general) los que intentan engañarnos con respecto a sus referencias estéticas. Supongo que será porque ellos al fin y al cabo están en esto porque es algo que les gusta y tampoco se plantean interesar a nadie más que al que realmente llegue a él atraído por su (mayor o menor) arte.

El problema es cuando quiere hacerlo alguien de su entorno. Alguien que es el típico snob, que vive alrededor de la vanguardia cultural y social por el hecho de medrar en ella y de hacerse notar en un ambiente en el que quiere ser aceptado. Pero ni entiende ni le gusta realmente el contenido de las propuestas que implica esta forma de vivir.

A él lo que le gusta en realidad son las cosas que no requieran tanto análisis, las más inmediatas... y como ese mundo al que aspira le resultan inaccesible, pues se asocia con gente de su mundo real, que es con la que se entiende y a la que puede mangonear.

Y quiere acercarla también al mundo difícil y deslumbrante al que aspira. A ver si así, a través de ellos, y de su mano, puede acceder también él.

El asunto estaría bien, si como en “Annie Hall”, los recién llegados vienen con ojos nuevos, sin prejuicios establecidos, importándole un pimiento de antemano lo que hay allí... y al llegar así, se encuentra con las propuestas interesantes que hay en este mundo de cultura y mente abierta, y se interesa por algunas de ellas. Y lo hace de verdad, porque se lo cree, no como su mentor, al que al final termina por descubrir como el advenedizo que es.

Y el underground deja de ser underground para unos individuos concretos, lo cual está muy bien… es muy antiguo eso de “seamos tú y yo buenos y habrá dos canallas menos”, y "mientras más seamos, más nos divertiremos. Y el malo de la película quedará en fuera de juego y obsesionado por encontrar un camino nuevo.

Hay veces que los artistas no han tenido los medios ni las oportunidades de darse cuenta de que hay otro nivel dentro de su campo artístico, y una jugada como ésta se los ha proporcionado. Que sepan aprovecharlo o no es cosa de ellos y de su capacidad intelectual. No todos van a ser como Bustamante, al que le ponen en la contraportada de su disco una foto calcadita a la de la portada del “Grace” de Jeff Buckley para establecer algún paralelismo entre los dos, y éste no aprovecha para interesarse por la figura de ese músico a cuya sombra quieren ponerle, estudiarle un poco, conocer su obra, asimilarla otro poco, y convertirse él mismo en mejor artista. Quizás los Orishas si hayan sabido aprovechar la oportunidad de entrar en el mundo de Russ Meyer y a partir de ahora se convierta en un referente para ellos, y nos sorprendan próximamente con algún híbrido interesante. Confiemos un poco en ellos y no digamos de antemano que nos quieren engañar, al fin y al cabo son personas tan llenas de contradicciones como cualquiera de nosotros y tienen que vivir también con ellas… y eso, Silvia, tú lo sabes muy bien, porque personajes de esta clase había varios en tu “Alivio rápido”.

Un beso.

Jazznoize dijo...

Bueno, pues el nuevo de Orishas ya está a la venta. Mañana lo escucharé en el trabajo. ¿Los ritmos serán vamp?
Salud2 y abrazos para todos.

DDAA dijo...

Silvia, ayer te parecía bien -en Las Noches Blancas- que las quinceañeras llegaran a William Blake vía Héroes del Silencio. Pues no veo la diferencia, como no sea que Orishas son incomparablemente mejores que los maños y que Russ Meyer está bastante sobrevalorado.

¿Y Bunbury no hace un uso abusivo de referencias culturales exquisitas para ennoblecer su música pop? Este es un juego que detesto bastante.

Por cierto, la incapacidad de Sánchez Dragó para sacar partido a sus invitados empieza a resultar enojosa.

Silvia Grijalba dijo...

DDAA, creo que el asunto de que una quinceañera se introduzca en el mundo de William Blake gracias a HS es muy distinto a lo que comentaba de que unos publicitarios usen a Russ Meyer (totalmente de acuerdo en que está sobrevalorado) para publicitar a Orishas. Yo "denunciaba" el uso que se hace de Meyer para parecer cool, lo otro es llegar a algo interesante por una vía poco habitual, pero voluntariamente.
Respecto a lo que dices de Sánchez Dragó, no estoy de acuerdo. Me parece que las Noches Blancas es de lo poco que merece la pena ver en la televisión y muchos de los personajes que entrevista únicamente pueden verse gracias a ese programa. A mí me ha descubierto muchas cosas desde hace años (casi 20), en el programa de tertulia que tenía en la 2. Y por lo que veo en tu blog, tenéis mucho más en común de lo que puedas creer, te lo aseguro. Gracias por lo de Newton, lo corregí, pero no debí guardar el cambio, esto de la informática no es lo mio

DDAA dijo...

No me cuesta nada imaginar que alguien llegue a Cortázar o a Kerouac a través de los anuncios mencionados.

La capacidad del mercado para fagocitar o aprovechar en su beneficio lo más rompedor, cool underground o lo que sea es inagotable, y si antes el proceso podía llevar varios años, de unos años a esta parte el lapso de tiempo se ha reducido mucho.

En cuanto a Dragó y su programa, es cierto que se puede ver a gente muy interesante que no se suele asomar a los medios audiovisuales, pero si sus tertulias de El Mundo por Montera eran bastante provechosas no se pude decir lo mismo de Las Noches Blancas, donde reina la superficialidad, el frenesí, el tópico idiota (escuchar al soplapollas del señor De Cuenca hablando del dichoso grito de guerra de Tierno, por ejemplo) y, muy especialmente, el ego del presentador y su creciente afición por la digresión y la anécdota en detrimento del debate serio y mínimamente profundo.

Silvia Grijalba dijo...

DDAA. Respecto a lo de Cortázar y Kerouac totalmente de acuerdo, eso no es lo que discuto en los post anteriores.
Y respecto a lo de Dragó y Luis Alberto de Cuenca, no estoy de acuerdo en absoluto. Lo que dices de De Cuenca creo que tiene mucho que ver con determinados prejuicios y a mí, personalmente, me parece que es un poeta brillante y uno de los pocos intelectuales españoles que es capaz de equiparar la alta cultura con la baja cultura, algo que me parece imprescindible y que deberíamos agradecerle. Creo que tanto con él como con Dragó hay muchos prejuicios pero ojalá hubiera más gente como ellos en el ambiente de la cultura de España. Respecto a Dragó, vuelvo a no estar en absoluto de acuerdo. El Mundo por Montera era una maravilla y las Noches Blancas también lo es. ¿Superficialidad? ¡hombre, por dios! Precisamente uno de los grandes méritos de Dragó es que es capaz de no caer en la pedantería que cualquiera, con la tercera parte de su conocimiento, haría sin dudar. En cualquier caso, creo que este es un debate estéril y lo digo por experiencia porque no es la primera ni la décima vez que tengo que digamos defender en determinados círculos (básicamente en los que me muevo) a gente que aparece en Las Noches Blancas y esas discusiones nunca llevan a ningún sitio. Así que, si te parece lo dejamos aquí, pero que conste que estoy convencida de que tú eres de uno de los que más pueden apreciar un programa como ese y que tanto Dragó como De Cuenca tienen mucho más que ver contigo que otros que, a primera vista, pueda parecer que son más afines.

CULOZ dijo...

Lo próximo será, ojalá, El canto del loco homenajeando a Buddy Holly, Big Bopper y Ritchie Valens. Quienes entiendan la referencia sabrán apreciar mi ojalá en lo que vale.

A Dragó se le echa de menos en el Diario de la noche. Hermann Tertsch es lo peor, tiene menos naturalidad y fluidez que Aznar hablando en inglés. Tiene un palo metido en el culo pero de verdad, no metafóricamente. Volviendo a Dragó, Las noches blancas me gusta cuando no es un gueto para gente leída hablando de cosas de gente leída (y aburrida, aburridísima). El programa de la semana pasada, dedicado al rock, moló bastante.