lunes, 29 de diciembre de 2008

Viajes platónicos

Este texto me lo pidieron este verano para una sección de Público que se titulaba "el viaje anhelado" (creo) . El tono del texto era muy poco veraniego, pero me salió así. Lo incluyo aquí y ahora, como inauguración de la nueva era el blog. Y si alguien quiere contar su no-viaje, adelante.

Tengo la teoría de que los mejores viajes son los que uno no hace. Esos “tours” platónicos a sitios que es mejor no conocer en persona, como pasa con los ídolos. Desde hace un año y dos meses hay un recorrido que se ha convertido en mi viaje imposible y, por tanto, perfecto. Se trata de una travesía por las montañas del Atlas, con visita a los Master Musicians de Jajouka (siguiendo la estela de Brian Jones, Burroughs y Bowles). Era una aventura que mi padre y yo llevábamos planeando desde hace 20 años. Los dos sabíamos que (por pereza, unas cosas y otras) seguramente no la haríamos nunca. A partir del 19 de junio de 2007 ya tengo la certeza de que ese es el único viaje que, de verdad, nunca podré hacer. Porque aunque el Atlas sigue allí (imagino), mi padre ya no está por aquí.

7 comentarios:

mario dijo...

cómo me gusta el concepto de "viaje platónico". EL momento que más disfruto de cualquier viaje es el de preparar las maletas: después la realidad ya se ocupa de ensuciarlo todo.

Silvia Grijalba dijo...

Yo, incluso, me quedaría en el paso previo, el de pensar en el viaje. La preparación de la maleta siempre me produce la ansiedad de que seguro que no incluyo ese elemento que en el viaje me va a resultar imprescindible.

C. Iscariot dijo...

Qué pasa, Poison... Me alegra que el blog esté de nuevo en funcionamiento y que las vacaciones secretas, mentales y platónicas sigan sirviendo, porque como tengamos que confiar en las de verdad, vamos de lao. Me he retrasado en enviarte esa breve reseña laudatoria de mi colaborador B. porque las fiestas familiares y demás asaltos a la intimidad se han encargado de joderme la vida. Ya de vuelta a la cordura, prometo que mañana sin falta lo tienes... Lo del peri, ya sabes... Hay que darle al nacionalcatolicismo un poco de Rock&Roll, jaja. Larga vida, felices vacaciones. Una y las otras no se diferencian tanto ni en duración ni en número de expectativas frustradas...

Un abrazo fuerte para tí y otro para el marqués de C.

Silvia Grijalba dijo...

No sé si alegrarme de esa vuelta a la cordura, Mr Iscariot, pero me alegro, en cualquier caso, de la vuelta.
Respecto a la ardua misión del nacionalcatolicismo y el rock and roll, ¿qué me vas a contar?
Tanto el Marqués como yo misma esperamos tu visita a nuestro latifundio, prometemos tener bombas de CO2 para evitar tu colapso
Espero que el nuevo año (a ser posible en sus primeros días) me traiga la reseña laudatoria de su insigne colaborador, i'm looking foward...
un abrazo desde el territorio de los C. al otro lado del Ebro.

Anónimo dijo...

Siempre es mejor pensar que hacer, desde luego. Aunque partir ciertas caras, de verdad, sospecho que debe ser mucho mejor que imaginarlo. Cosas mías...

Antonio Trashorras

the cosmogonic escrotolitum dijo...

que curioso leer esto,con el tute de jajouka que me metí ayer...el viaje figurado o real,creo yo que es la esencia de casi todo; recuerdo la frase de "on the road": ¿váis a alguna parte o simplemente váis? sé que es un lugar común, pero conozco poca gente que haya comprendido ese libro.
nota a pie de página: curiosamente en este país el rnr sigue siendo muy hirsuto y nacionalcatólico, y me remito al correo de este mes de cierta revista: es que a ciertas gónadas les fastidia que una "señorita" diga que la letra es solo la guinda de la canción; yo subscribo esto, vamos que escucho mucho más a Van Dyke Parks que a Bobby Dylan, oh señor; y mira que tiro a la basura el 90% de las letras que hago para Sefronia por pobres...y porque me preocupo
es que me molestan estos españoles que usan palabra señorita, que diserten sobre raio birdman
ala, me quedo agusto
un abrazo!

Silvia Grijalba dijo...

Trashorras, totalmente a favor, hay acciones que desahogan bastante y que no pueden ser platónicas, aunque suene poco navideño.
Cosmogonic. Gracias por el apoyo. He colgado la columna de la polémica, por abrir debate en directo. No he leído aún la carta que comentas, pero sea lo sea lo que dice (que ya me lo imagino, la gente tiene una idea en la cabeza y no oye ni quiere leer algo que se salga un milímetro de su pensamiento, aunque en el fondo corrobore su idea) lo que no voy a tolerar es que me llame señorita... ¡eso sí que no!, una ya tiene una edad y un estado civil: de usted y señora, hombrepordios.