sábado, 7 de febrero de 2009

Mis condolencias a Poison Ivy



Ha muerto Lux Interior, cantante de The Cramps, uno de esos grupos que son conscientes de que el rock and roll consiste en hacer música y en crear espectáculo, a partes casi iguales. Ha dado la coincidencia de que la noticia de su muerte me ha llegado cuando organizaba en la presunta Costa del Sol (la de los tornados, el frío y las lluvias) el seminario anual Poesía del Rock, que este año estaba dedicado a Eros y Tánatos. The Cramps es, posiblemente, uno de los grupos que mejor ha combinado ambos elementos, tanto estética como musicalmente. Yo adoro el psicobilly, me parece el estilo más divertido que existe. Sí, divertido, sin matices. Screaming Lord Sutch y su Jack The Ripper es de esas canciones que me alegran el día. En pocos meses, han muerto dos iconos del leopardo y del juego de los disfraces del underground: Betty Page y Lux Interior. El mundo es bastante peor... Ayer, uno de los asistentes a la mesa redonda sobre Eros el rock y la literatura, que hicimos en el IML, nos "acusó" de nostálgicos a Darío Vico, Luis Boullosa, Silvia Superstar y a mí (todos consternados por el asunto Interior). Habría mucho que hablar al respecto. Yo, personalmente, decía que el indie, en general, en España, había roto esas referencias al sexo y lo oscuro que ha sido siempe consustancial al rock. Los argumentos de este chico eran sólidos y seguro que, con más tiempo, en el fondo hubiéramos estado de acuerdo, pero como apuntó Taján, no veo nada malo en mirar al pasado, más que nada para saber de dónde viene Marilyn Manson o los Strokes o Interpol. En cualquier caso, la muerte de Lux Interior, personalmente, me ha hecho reflexionar sobre la madurez, la vejez. Mis ídolos empiezan a morir de cosas de viejos, no de jóvenes. Ahora ya puedo hablar con propiedad de "mis tiempos" y veo que no está tan mal.

11 comentarios:

Curro dijo...

querida Silvia, me ha gusto mucho, mucho, (pero MUCHO) este post que has escrito. así que enhorabuena, por escribir tan bien y tan novedoso y original. me queda mucho por aprender de ti! un besito y mis condolencias a Poison Ivy

Silvia Grijalba dijo...

Gracias Curro, no merezco esos elogios, ¿o sí? bueno, pues sí.
Por cortesía de Enrique Sierra, que me ha dejado este enlace en facebook, cuelgo una actuación de The Cramps en un manicomio de California en 1978. Increíble, como dice Enrique su actitud en el no-escenario y también la de los pacientes.

http://www.youtube.com/watch?v=fwIQlJsD_Lg&feature=related

Sunglasses After Dark dijo...

Hola, Poison. Mis condolencias tardías por el fallecimiento del consorte de ultratumba. Yo, la verdad, hablando de esto de la edad, y tal, preferiría que se fueran muriendo mis fans, en lugar de mis ídolos. A lo mejor ya está pasando, a la vista de los pocos que tengo (fans). Aunque tampoco creas que me quedan demasiados de los otros (ídolos). En eso debe consistir la vejez. Ningún ídolo. Ningún dios. Ningún amo. Ya puedo irme tranquilo al otro barrio. Recuerdo una entrevista en un número de Los Inrockuptibles (cuando intentaron hacer una edición en castellano) con los Cramps que era francamente cojonuda y llevaba unas fotos de esas de chuparse los dedos. A ver si la encuentro y te la regalo para que recuerdes como erais hace quince o veinte años. Fue interesante la experiencia mesa redonda. y, en fin, el pasado, es cierto, dicho sea sin nostalgia, tiene cosas como Betty Page o los Cramps que probablemente son irrepetibles en su cierta inocencia. Los tiempos eran igual de jodidos, probablemente, antes y ahora, pero las estrategias usadas para evadirse de ese hecho tenían mucha más gracia y más encanto entonces. Yo por lo menos prefiero una foto de la Page con los leopardos a diezmil gigabites de porno casero a un clic de distancia. Y no tengo nada contra el porno casero, conste en acta. Sobre todo el no filmado. También prefiero a los Cramps que al puto Manson. Esa es la verdad. Hay una cierta fascinación que provoca el recorta y pega. El trabajo manual. Un residuo, quizá, de esa condición humana que medio hemos abandonado. En el futuro no habrá Cyborgs. Nosotros seremos los Cyborgs. Desde casa. May you have a psichobilly week, my dear.

Cowboy Iscariot dijo...

Y mil gracias por todo!

mario dijo...

Fue un shock enterarme de su muerte. Escuché su música hasta el desgaste y seguiré haciéndolo. Desgraciadamente ya no podré saldar la cuenta de verlos en directo y es una pena porque su directo era EL DIRECTO.

También me recorrió un extraño sentimiento de finitud: Ha muerto Lux Interior, con su pinta de muerto viviente o vampiro. Parecía que siempre fuera a estar ahí. Y no. Ya no está.

Respecto a lo de mirar al pasado qué quieres: es la historia y no puede comprenderse el presente sin conocer el pasado. Desgraciadamente he conocido demasiados críticos con exhautivos conocimientos de lo que se cuece en el último minuto pero que desconocían la discografía de los Kinks. Y así vamos.

County Hell dijo...

No te olvides de los críticos con exhaustivo conocimiento de los Kinks que ignoran por completo lo que está sucediendo en el minuto...

Magnus Valor dijo...

Desde luego ¡me he quedado congelado!

Silvia Grijalba dijo...

Gracias a ti Iscariot, de las de verdad.
Respondiendo al hilo, tampoco debemos olvidarnos de los críticos que conocen a los Kinks, que conocen lo que ocurre en el último minuto y que eso, que sólo lo conocen y esperan a ver qué dice la revista del momento para ver si les gusta o no algo...

jose l. pindado dijo...

Hola Silvia...The Cramps, rock-punk con modos siniestros. Me huele a espeso humo y cerveza saliéndome por las orejas en el Malandro, con esa tele chunga en blanco y negro...
Sí, claro tiempos pasados y germinales...cuya onda expansiva aún nutre a muchos...Ser digerido por los siguientes es saltar a otro eslabón. A mi me llena bastante.

Rupit (Ricardo Texidó) / Pruit (Núria Tabares) dijo...

Querida Silvia.
Tus tiempos son mis tiempos y aunque nos separe el espacio te siento de mi tiempo y cercana.
En mi opinión tu tiempo es mientras seas capaz de investigar, crear, ilusionarte e ilusionar así que, aunque nuestro tiempo nos parezca nostalgia y recuerdos, de eso se enriquece la vida y para colmo éste también es nuestro tiempo, y son buenos tiempos. Buenos tiempos para la lírica por que todas las crisis han provocado grandes cambios culturales y filsóficos en busca de nuevas ideas y nosotros tenemos mucho que aportar por que vivimos( lease en pasado y presente) unas decadas de grandes cambios, cruciales y covulsas así que Viva nuestro Tiempo, que demonios!!!

Silvia Grijalba dijo...

Querido Ricardo
Totalmente de acuerdo. Pese a los kilómetros, yo te siento del mismo tiempo (aunque hayas nacido un poco antes, esto no lo voy a obviar) y espacio porque en el fondo, el territorio en el que te mueves de los 12 a los 17 años yo creo que es el que se te queda para el resto de la vida. El mío es Torremolinos, Disney, Pipper’s, Paul y su cresta, La Luna y tu casa redonda de las Tres Torres. Yo estoy feliz de poder hablar de “mis tiempos”, ya era hora.