miércoles, 14 de octubre de 2009

La dama del arroyo




En general, que un gran fotógrafo te invite a hacer una sesión de fotos es estupendo. A mí, difrazarme y hacer el indio me divierte considerable
mente. Este año he tenido el honor de que Luis Gaspar sacara mi lado más oscuro y, hace unos días, fue Rai Robledo el que excarvó en el más ¿dulce? ¿poético? Casi nada es lo que parece y eso está bien. Esta sesión en un rincón de cuento al lado de mi casa (todo un descubrimiento) parecía un plató preparado para contar una historia con imágenes de Waterhouse captadas por Tim Burton o algo así.
Si quieren algo parecido, entren en www.rairobledo.com y pidan cita.

5 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Ya quisiera Tim Burton tener una colaboradora como tú ;-) Preciosas fotos! Besos

Miguel B. Núñez dijo...

Qué guapa!!! Me chiflan, estas y las otras que he visto!! Un diez a Rai, de nuevo!!

¡Y tenéis eso al lado de casa!! Por aquí somos más de matorral pero de cascadas nada de nada :(

mua!

Sofista!! dijo...

Como lo dije anteriormente,
amo su vestido,
que se ciñe a mis delirios,
amo su cabello que enternece mis uñas, que jugarían el mundo para tener la dicha de verle.











Un placer.












Mosca

Rai Robledo dijo...

Fue una tarde estupenda. Un placer Silvia, seguro que repetimos ;)

Carlos dijo...

Fantásticas, Silvia. Bonito el entorno, muy bueno el fotógrafo... y muy buena la modelo.